Translate

Fenómenos en el arte


Universidad Nacional Diego Quispe Tito 
del Cusco

FACULTAD DE ARTES VISUALES





SEMINARIO DE INVESTIGACIÓN
ANÁLISIS ESTÉTICO I
INTRODUCCIÓN A LOS FENÓMENOS EN EL ARTE

Dr. Enrique León Maristany

  


Introducción

Para entender los procesos de investigación en el arte es necesario contar con fundamentos teóricos que nos ayuden a comprender el proceso creativo y coadyuven a nuestro proceso de investigación estética.

Se ha diseñado el curso para conocer estos marcos teóricos que introducirán al investigador en su proceso de recolección de información e interpretación de la misma, desde un enfoque cualitativo analizan los datos y los ordenan en categorías, las que tienen el mismo criterio que la paradigmática semiótica, en la lectura de la imagen.

Es importante conocer los fenómenos estéticos como parte de la introducción al conocimiento del arte, los fenómenos envuelven al arte y su mundo. El artista, el museo, la crítica, las obras, etc., que impactan en la percepción en general del público, críticos, museólogos, artistas y demás personas involucradas directa o indirectamente con este universo tan complejo como polémico.



Conceptos

Para comenzar es necesario conocer dentro los marcos teóricos del arte, los fenómenos en la filosofía y la psicología, y así introducirnos en los fenómenos estéticos.
 
En la filosofía existen muchos autores que han escrito sobre el asunto, desde Aristóteles hasta la actualidad; nos concentraremos en una definición actuali­zada para no ahondar en conceptos sobre filosofía que no es el propósito de este curso.

Fenómeno
 
Fenómeno: del griego: φαινόμενoν: 'apariencia, manifestación.

Según el diccionario de la RAE:

1. m. Toda manifestación que se hace presente a la consciencia de un sujeto y aparece como objeto de su percepción (http://dle.rae.es  febrero 2016).

Según Lalande “Lo que aparece a la conciencia, lo que es percibido tanto en el orden físico como psíquico” (Lalande, 1953, pág. 466)

 
Podemos analizar también muchos conceptos que parten de la fenomenología de Husserl, Heidegger, etc. 

Resumiendo, podemos considerar como fenómenos físicos a todos los objetos naturales, artificiales y virtuales que aparecen ante nuestros sentidos como el gusto, el tacto, el olfato, el oído y la vista.

Existen otros tipos de fenómenos, pero nos concentraremos en este para explicar lo que más nos interesa por ahora.

Experiencia

Según la RAE “1. f. Hecho de haber sentido, conocido o presenciado alguien algo”. (http://dle.rae.es/ febrero 2016)

Cuando percibimos un fenómeno y lo imprimimos en la mente obtenemos una sensación, a este proceso se denomina experiencia.




Figura 1 Diagrama del fenómeno objetivo

Fuente: (León Maristany, 2013, pág. 33)  

 
En la figura 1 podemos interpretar lo siguiente: en primer lugar a la izquierda se visualiza a un joven (sujeto) que está observando a una perrita (objeto), a través de sus ojos  (sentido de la vista) percibe ondas lumínicas visibles del animal, y estas se envían a la parte posterior del cerebro produciendo una imagen (sensación), este proceso es una experiencia producida por la observación ya que el sentido utilizado es la vista, si fuera el oído sería una audición del sonido (fenómeno objetivo) producido por la perrita.

Fenómeno Estético

Aldrich en su libro Filosofía del Arte, nos introduce a concebir la idea de fenómenos del arte “Los fenómenos del arte: Un fenómeno en términos populares, es algo que mueve a la gente a pensar acerca del mismo. En este sentido hay fenómenos del arte. Podría llamarlos los datos del arte, pero esta expresión no caracteriza lo que genera las preguntas. Sin embargo, tanto los fenómenos como los datos se dan.  Son los puntos de partida. La diferencia es que un fenómeno es un dato rodeado de cierta penumbra de preguntas.” (1966, pág. 1).

También se hace la siguiente pregunta ¿Qué son, entonces, los fenómenos del arte?, una pregunta a la que daremos respuestas.

Referimos según Lalande (1953) que la percepción se da tanto en el orden físico como psíquico. Analizando esta afirmación entendemos que en el arte existen diferencias ya que el artista planifica una obra para afectar sensiblemente a su espectador. Durante la contemplación de una obra de arte, se pueden afectar las emociones, no solo lo racional, sino afectar sensiblemente los sentimientos del público o espectador, como así lo explican los filósofos y psicólogos en diferentes tratados; no vamos a ahondar en referencias ya que la intención es resumir estos conceptos que pueden ser ampliados por el lector.

Resumiendo, al contemplar una obra de arte, por tener elementos materiales y elementos estéticos, podemos definir que nos encontramos ante un fenómeno estético. Es bueno comprender que cuando se usa la palabra estético como adjetivo, especifica que la palabra que le antecede está referida únicamente al arte, tanto en el objeto artístico como al proceso creativo.

Como se explica en el libro Sensación y Percepción (Matlin & Foley, 1996) podemos percibir de diferente manera o de la misma manera tanto física como psíquicamente.

La siguiente explicación de los fenómenos fue tomada de la Tesis Doctoral del autor (León Maristany, 2013, págs. 28-32)
Lukács en su libro “Estética” desarrolla un fundamento teórico muy extenso sobre la estética como disciplina filosófica. Virgil C. Aldrich, en su libro “Filosofía del Arte” desarrolla los fenómenos del arte y la perspectiva estética, fundamentos importantes para esta investigación que connota el pensamiento filosófico contemporáneo, aborda también la obra de arte como fenómeno de estudio y hace referencia a una taxonomía del arte.  Estas concepciones coadyuvan como fundamento de la investigación en arte. Dado que las teorías del arte nacen en el pensamiento, se fundamentan en la filosofía del arte para explicar el fenómeno artístico, es así que el arte y la filosofía conviven en una simbiosis de conocimiento que describe, interpreta y analiza el fenómeno artístico.
Para poder explicar en el campo filosófico los fenómenos en el arte, también llamados fenómenos estéticos vamos a determinar los principales fenómenos: en primer lugar, según Aldrich: “Un fenómeno es algo que mueve a la gente a pensar acerca del mismo. En este sentido, hay fenómenos del arte” (Aldrich, 1966, p.1).



Fenómenos en el arte y el proceso creativo

Los fenómenos en el arte explican cómo en el proceso creativo se dan estos y coadyuvan a explicar este proceso. El proceso creativo es el conjunto de fenómenos, procesos y elementos que intervienen en la creación de la obra artística, que incluyen al artista, la obra de arte y el espectador.



El fenómeno del reflejo

“La imagen de un espejo no está incorporada a un medio; al contrario, parece curiosamente desincorporada, muy distinto lo que ocurre con una imagen en términos de arte. Ahora bien, si usted insiste en que el espejo es el medio, entonces deberá observar que la imagen no está relacionada con el vidrio y demás materiales de lo que está hecho el espejo, como la imagen de la montaña en, digamos, el “Mointe Sainte-Victoire”, de Cézanne, que está relacionado con el lienzo pigmentado. Esto hace que la imagen del espejo sea un fenómeno inquietante, por propio derecho, y que incite el interés del epistemólogo, mientras que la obra de arte, opaca, surge a la vida bajo las manipulaciones del artista, llega a ser un fenómeno para el filósofo del arte.” (Aldrich, p. 1 y 2).



En este fenómeno, el espejo no contiene medio (color, forma), en él hay solo el reflejo de lo que vemos.  Por lo que la imagen reflejada en un espejo no es una obra de arte, es solo un “fenómeno inquietante” como sostiene Aldrich.



El fenómeno del espacio-fantasma

“…Pienso en un momento en propiedades como lo plano, desde cierto punto de vista, pero “en la pintura” vemos una manzana bien sólida.

Estas consideraciones presentan un fenómeno fantasma que frecuenta todas las filosofías del arte.”  (Aldrich, 1966, Pág. 2.)

Este fenómeno está referido a que en la pintura, la estética utiliza la perspectiva, el color, composición, etc., y logra impresionar en los sentidos del espectador como un volumen y espacio en la obra de arte, que físicamente se dan en un espacio plano (largo y ancho), pero el espectador puede ver una figura voluminosa, creando un fenómeno de espacio, que realmente no existe (fenómeno fantasma).



Fenómeno de la semejanza

“Luego encontramos el fenómeno del modo curioso cómo una obra de arte se parece a algo. Este notable tipo de semejanza puede apreciarse y confirmarse al mirar una obra de arte, y luego considerar lo que representa en términos comparativos”. (Aldrich, 1966, Pág. 2).

Aldrich nos refiere que, en el arte figurativo, los signos también llamados elementos o figuras que se representan, se identifican con el parecido que tienen a algo en el mundo. La semejanza es el parecido entre lo que vemos en la obra de arte y lo identificamos en el mundo.



Fenómeno de la representación

“Y con esto se presenta otro fenómeno, o sea, cómo debe distinguirse la representación, en el arte, de la expresión (su expresividad), y cómo están relacionadas. Parece frecuentemente como si lo importante sólo fuera la expresividad, bajo consideraciones estrictamente estéticas.”  (Ibídem Pág. 3)


El fenómeno de la representación está referido a la semejanza que existe entre el objeto y la realidad. Un retrato representa a la persona, no es la persona. La semejanza a la realidad crea la representación. En la Gioconda de Leonardo, la mujer fue una realidad, lo que vemos es la representación de lo que fue, para esto recurrimos al fenómeno de la semejanza. La semejanza en el retrato es la representación de la persona. Así mismo sucede con todos los objetos representados en la obra de arte figurativa.

El mismo concepto nos lo refiere el libro Estética: Historia y Fundamentos: "Las artes visuales puede decirse que representan objetos del mundo. Rigurosamente hablando, la pintura presenta una serie de colores y figuras que luego interpretamos o elaboramos como representaciones de diversos objetos del entorno vital." (Bearsdsley & Hospers, 2007, pág. 120)



Fenómeno de la expresión

El fenómeno de la expresión se refiere a: “… ¿es que la obra de arte expresa sólo sentimientos; podrán ciertas características de las cosas expresarse también, o éstas podrán sólo representarse? […] En fenómeno de la expresión en el arte vibra simplemente con la penumbra de las preguntas que lo rodean”. (Aldrich, 1966, p.3).


El fenómeno de la expresión está referido al sentimiento del artista en la obra de arte, es así que la obra de arte está expresada por los sentimientos de su creador. En este punto importante me detengo porque si la obra de arte contiene sentimiento o sentimientos de su creador, no es posible separar de manera independiente la interpretación y explicación de la obra de arte de su creador, esto en el proceso creativo quiere decir que el fenómeno de la obra de arte debe ser interpretado desde el análisis objetivo e interpretación subjetiva del proceso creativo en el que la obra de arte y su creador forman una unidad fenomenológica compleja indisoluble.


Es necesario en la apreciación artística entender al artista como parte del fenómeno estético y no como un componente separado de la obra de arte, porque en la lectura del mensaje está la expresión; entonces ¿Qué es expresión? La expresión es el sentimiento del artista contenido en la obra de arte.


Cuando vemos los cuadros de Bragolín o Bruno Amadio, en estos se representan niños llorones; y al analizar la obra de arte, el sentimiento de llanto del niño forma parte del gesto del niño, este cuadro no expresa el llanto del niño, este sólo está representado. 

La expresión de estas obras se ve en el conjunto de todas sus obras que como contenido tienen estos niños llorones. “Los niños llorones” son 27 cuadros pintados por Bruno Amadio en el siglo XX, entonces si el llanto del niño no es la expresión de la obra de arte ¿Cuál es?, la expresión es el sentimiento del artista, para poder entender la expresión tenemos que analizar la vida del artista. Se sabe que estuvo en la segunda guerra mundial, que fue soldado, y el hecho de vestir el uniforme no limita la sensibilidad del artista, Bruno Amadio vivió los horrores de la guerra, los niños que aparecían sin sus padres tras los bombardeos, los huérfanos de la guerra agrupados por los soldados, y esto definitivamente tuvo un impacto enorme en la sensibilidad del artista. Sus sentimientos están definitivamente plasmados en estos cuadros que relatan (expresan) el sufrimiento del artista ante tales escenarios, este es un ejemplo de la expresión en la obra de arte, la expresión corresponde al creador y es lo que tenemos que encontrar en las representaciones de la creación artística.

 
Fenómeno del simbolismo.- Una manera de entender el simbolismo es cuando no tenemos la imagen o el relato exacto de lo que tenemos que representar, entonces tomamos el perfil de otra persona o cosa y le damos otro significado. Por ejemplo: no tenemos la imagen ni el relato de cómo fue Jesús exactamente, entonces tomamos un “modelo” y lo representamos pero le damos otro significado al de “modelo” y ese nuevo significado es “Jesús”.




 

En ambos cuadros vemos diferentes escenarios en tiempo y lugar, así mismo las personas representadas son diferentes, pero la interpretación de su significado es el mismo. Son diferentes cuadros con el mismo valor simbólico.

Fenómeno de la forma.

La semejanza en la representación está dada por las formas de los signos en la obra de arte. Las formas hacen posible el fenómeno de la semejanza y este, el de la representación, por lo que se dan una cadena de fenómenos en el proceso creativo. 

Entonces entendemos que las formas se dan por la delimitación de un espacio en la plástica pictórica y por la delimitación de un volumen en la plástica escultórica, este espacio contorneado en la pintura contiene color y ambos nos producen una sensación de semejanza, eso simplemente es la forma y el volumen que se delimita con la existencia de algún material también nos sugiere una forma, lo que muestra a su vez una semejanza, esto también es la forma: las demás explicaciones de la filosofía son sólo retórica; Aldrich nos refiere: “Y el medio, y tema central de una obra de arte, parecen confundirse con la forma y contenido de la misma, haciendo que se baste sola.”  (Aldrich, 1966, p. 3).


Fenómeno de la percepción estética

Este fenómeno es el tercer momento en el proceso creativo, cuando el espectador se encuentra en estado de contemplación ante la obra de arte, y dentro de este fenómeno existen una cadena de otros fenómenos que se suceden hasta la creación del conocimiento a través de la obra de arte.


Los siguientes diagramas establecen claramente las diferencias entre la percepción del mundo objetivo y la percepción del mundo subjetivo de la estética en el arte.




Figura 2 Diagrama del fenómeno estético

Fuente: (León Maristany, 2013, pág. 33)
En el diagrama podemos apreciar que el sujeto o espectador que se encuentra ante el objeto estético u obra de arte vive una experiencia estética a través de la contemplación. Las disposiciones de los elementos en el cuadro producen una sensación en su mente, y permiten una lectura en la cual el espectador interpreta los signos estéticos en su pensamiento discerniendo lo que debe ser, interpreta a su vez, en su dimensión afectiva la categoría estética que contiene la emoción (sentimiento) que el espectador normalmente percibe durante la contemplación. A todo este proceso se le denomina Percepción Estética y es un fenómeno del arte.


Fenómeno del artista

“Relacionada con este fenómeno, se halla la paradoja de la relación ambigua del artista con la vida cotidiana y sus valores. 

Por una parte, el artista parece estar alejado de la vida, preso en la autosuficiencia de sus obras de arte, y no sabiendo cómo vivir, en la realidad; por otra, parece intimar más con la vida misma que los que no son artistas, de tal manera que puede revelar sus secretos. (Existe un antiguo adagio: pudo salvar a los demás, pero no pudo salvarse así mismo). Esta relación de distancia y cercanía del artista con el mundo resulta en verdad fenomenal. Y parece ser esta intrigante clase de relación con sus obras de arte la que otros deben penetrar, si se proponen experimentarlas en lo que valen, precisamente como arte.” (Virgil Aldrich, 1966, p. 4).

Aldrich mismo relata la complejidad del artista en su existencia en el mundo y el arte. El artista es parte en el proceso creativo, en él se da el primer momento de la creación, en él se producen una cadena de circunstancias, procesos, vivencias, etc., hasta la creación de la obra de arte, por lo que en sí mismo el artista es un fenómeno intrínseco en el proceso creativo, en sí es un fenómeno del arte.

Es un fenómeno en el arte porque cuando le preguntan ¿Quién eres, que haces aquí, que buscas? y aquel hombre, que no tiene nada especial en el cuerpo, pero cuando desata su genialidad, cuando se manifiesta su alma, su espíritu, entonces solo te queda contemplar como Dios pudo crear un ser especial, diferente, genial... luego te das cuenta que Dios creó un ARTISTA...

Es un fenómeno en el arte porque no das una moneda a quién ves, lo ves y piensas que no vale nada, lo ignoras, lo rechazas, ni lo saludas, porque no le das ningún valor, sin embargo cuando se desata su genio, no hay dinero que pague el placer que sientes en tu alma cuando expresa su arte, porque lo maravilloso de la vida no está en percibir con la mente, sino en sentir con el alma, y ese sentimiento es producto de la expresión de un ARTISTA...

Es un fenómeno en el arte porque esperamos ver una abrigo de piel, un peinado de reina, aretes de oro y collar de perlas, una belleza construida por un cirujano, descendiendo de un carro que destella por su brillo, y creemos que tenemos al frente a alguien brillante, sin embargo la presencia de aquel que no tiene nada que lo haga resplandecer por fuera, y desata su talento, el alma brilla y resplandece en tus emociones, te deja soñando, disfrutando, anonadado por la belleza de lo que puede hacer con su alma un ARTISTA...

Es un fenómeno en el arte porque cuando alguien no se rinde, no abandona la pelea, no le importa que el mundo no lo comprenda, y persigue sus sueños hasta morir, entonces tienes un genio, que no importa la edad que tenga, solo dejará de vivir su sueño el día que muera, por que ama lo que hace y sabe que solo amando lo que se hace podrá hacer realidad sus sueños, el amor solo lo viven los que saben soñar, y sabrás cuando te encuentres con alguien así que conociste a este ser creado por la magnificencia de Dios, al que el mundo conoce como ARTISTA...

Es un fenómeno en el arte porque el mundo vive dividido, los políticos se ufanan que pueden solucionarlo, y ninguno puede llegar a llenar el corazón del que no tiene amor, que se siente solo, que en su dolor se rinde al mundo... entonces el genio de quienes no son comprendidos, cambia un pedacito de aquel mundo unos instantes, y llena aquel corazón que necesita de aquellos que el mundo llama ARTISTAS...

Es un fenómeno en el arte porque cuando un artista pinta un mundo de sueños, al apreciar la obra de arte, haces tuyos sus sueños, sintiendo el poder de la imaginación y creatividad, reflexionando en lo que hizo el artista, entenderás que siempre fue atrapada tu mente y tus emociones por la obra de un artista. Música, poesía, pintura... Entenderás también que no hay salida, siempre serás atrapado por sus obras, no puedes negarlo, es maravilloso ser envuelto por el arte. Esto sucede porque el arte tiene un origen divino, Dios creo a los artistas porque sabe que el hombre no quiere una vida miserable, así vivificará su existencia con el arte, que nace en la inspiración y mente de los ARTISTAS...


Fenómeno de Universalidad

Se dice que una buena obra de arte es de significación universal, y sin embargo resulta casi única, en cuanto a que parece ser la ocasión de tantas apreciaciones en individuales distintas como individuos haya. En pocas palabras: aunque esto no se exprese en el lenguaje de la generalización, lo que significa parecer ser universalmente verdadero. Este sentido de lo “verdadero” es tan fenomenal como cualquier otra cosa.” (Ibídem, p. 6).


Fenómeno del Ilusionismo

 El ilusionismo se da por una distorsión en la percepción
Platón no dice:
      Asocia las ilusiones del arte como el engaño intencional, y por esto las encuentra perniciosas en cuanto a lo moral y lo metafísico.
      Un artista hábil es una amenaza, porque induce a falsas creencias acerca de la realidad y despierta en la gente emociones subversivas de la razón.
Gombrich
      Lo que lo hace sutil es que destaca la fuerza maravillosa, de tipo constructivo, de la percepción imaginativa, sobre su objeto.
Tolstoi
      Que lo considera un proveedor de emociones, tendente a una comunidad de sentimientos.
Diccionario de la Real Lengua Española
      Arte de producir fenómenos que parecen contradecir los hechos naturales.


El Cristo de San Juan de la Cruz
Salvador Dalí

SUBJETIVISMO E ILUSIÓN
El subjetivismo, en la filosofía del arte, usa mucho la idea de ilusión. El subjetivismo y el ilusionismo tienden a ir juntos.

CATEGORIZACIÓN

Ilusionismo intencionado.
Es el ilusionismo que tiene la intención de representar como una experiencia real una concepción imaginaria. Confundiendo la verdadera percepción y mostrando como realidad lo inexistente o trucando una doble representación en la forma de una imagen.
Paisaje Onírico
Alexander Alemany

TRAMPANTOJO
Los artistas utilizan algunas técnicas pictóricas para poder engañar al espectador, este tipo de arte tiene una intención lúdica, como todo arte ilusionista termina siendo un engaño, se utilizan diferentes efectos compositivos entre ellos el dibujo de la perspectiva, la profundidad conseguida a través del color, el hiperrealismo en las figuras, entre diversos efectos compositivos que consiguen engañar al ojo.



Huyendo de la Crítica
Pere Borrell de Caso


Ilusionismo Abstracto.
Es aquel que a través de diseños geométricos y lineales que ante la contemplación deforman o confunden la imagen ante los sentidos.




Ilusionismo Indeterminado.
En los libros de filosofía del arte o estética encontramos algunas explicaciones sobre este fenómeno del arte, por ejemplo: “¿Cómo ocurre esto? Fue la pregunta de Goethe acerca de cómo la mente da forma a lo indeterminado
Leonardo da Vinci también observó este fenómeno: la creatividad de las formas de percepción imaginativa, influyendo en materiales maravillosamente maleables bajo su acción, como cuando se miran «ciertas paredes manchadas de humedad, o las nubes, o el agua lodosa» y viéndolas como toda clase de cosas, que pueden ser recogidas y transformadas en realidad en una obra de arte.



LO INDETERMINADO
También nos refieren: En cuanto al hacer, la mente emplea esquemas o formas que proveen lo arquitectónico para el material de la experiencia.

Ilusionismo Místico.
El ilusionismo Místico corresponde a imágenes casuales producidas por la naturaleza como las nubes, las ramas, los troncos de los árboles, las manchas en las rocas y paredes u otro objeto, que se asemejan a una imagen divina, asociada al animismo para la representación de una figura santa.


A estas manchas se le atribuye un hecho milagroso, se aprecia una ilusión mística en la siguiente descripción aparecida en una publicación periodística:

"Un hecho descrito como religioso, fantástico y casi inverosímil sucedió el domingo en una vivienda del barrio Abbas Turbay de Florencia, departamento de Caquetá, Colombia, donde una ama de casa descubrió que en el patio de su hogar se apareció la Virgen María... " http://forosdelavirgen.org/76906/imagen-de-la-virgen-maria-aparece-en-colombia-14-03-27/

Cuando se confunde una ilusión con un mensaje divino es ilusionismo místico

Ilusionismo y Animismo.
El ilusionismo místico asocia a la imagen la existencia de un espíritu al cual rendir culto.
Es decir que cuando una persona encuentra algún parecido casual a una imagen santa en la naturaleza, se le asume como un milagro, como un mensaje de Dios, muchas veces por una culpa guardada y Dios está mostrándose para que el creyente se arrepienta. Esta ilusión producto de una semejanza parcial a algo santo crea un culto a la imagen.
Porque no es cierto que esto puede suceder, la respuesta está en la biblia, Dios prohibió la creación de figuras o imágenes, y si Él las prohibió, así no se contradice haciéndolas el mismo, porque no está en su ley ninguna veneración o culto a las imágenes sea de quién sea.

ÉXODO Cap. 20 Vers. 4 – 6.
«No te hagas ningún ídolo ni figura de lo que hay arriba en el cielo, ni de lo que hay abajo en la tierra, ni de lo que hay en el mar debajo de la tierra. No te inclines ante ellos ni les rindas culto, porque yo soy el Señor tu Dios, Dios celoso que castiga la maldad de los padres que me odian, en sus hijos, nietos y bisnietos; pero que trato con amor por mil generaciones a los que me aman y cumplen mis mandamientos».
«No te hagas ningún ídolo ni figura […] No te inclines ante ellos ni les rindas culto»
Por algo Dios no dejó una imagen suya, ni de su hijo… para que se cumpla la ley de no hacer imágenes para rendir culto.

Se inicia un culto a la mancha de la pared asumiendo que tiene vida y un espíritu que
puede oír y ver sus rezos y ofrendas.

http://www.abc.com.py/edicion-impresa/interior/indigenas-dicen-ver-a-la-virgen-maria-en-tanque-488679.html


Fenómeno de la catarsis

Catarsis en el espectador
Dentro de los fenómenos en el arte podemos citar a la “Catarsis” como uno de ellos.
El proceso creativo en el arte termina con la contemplación del espectador. La obra de arte sin la presencia de público no completa por si misma el proceso creativo, la obra tiene un mensaje y una expresión, sólo pueden llamarse así (mensaje y expresión) cuando llega al público o espectador.
El espectador vivirá una experiencia estética a través de la contemplación de la obra de arte, con sus sentidos podrá percibirla; luego de la percepción se producirá una sensación en su mente y será asimilada por el intelecto y las emociones que son afectadas por el objeto estético. El intelecto nos dirá (en un juicio y concepto semiótico, explicado por la psicología como fenómeno eidético «E.R. Jaensch»), lo que debe ser luego de la lectura de los códigos o signos (reconocimiento por semejanza), y en un juicio reflexivo (estético) identificará la categoría que de acuerdo a su gusto puede ser bella, fea, sublime, trágica, etc. (ver categorías estéticas).
Lo sublime como categoría tiene que ver con la grandiosidad de un fenómeno en el arte, tomando la conclusión sobre esta categoría en la tesis doctoral1 que refiere: “Concluyendo podemos definir que lo sublime como categoría estética es una experiencia en la que el espectador, durante la contemplación, percibe una sensación de una elevada satisfacción y una mezcla de sentimientos de goce, placer, horror, etc., estéticos ante el objeto de arte y que, de acuerdo a su gusto, juzgue como sublime.”
Las categorías estéticas pueden elevarse a lo sublime en relación a la profundidad de la emoción que causen en su espectador. El arte es más afectivo que cognitivo, y cuando tenemos la intención de transmitir un mensaje de belleza o terror, y este se eleva en un nivel estético tan alto que no solo lo afecte emocionalmente, sino que llegue a lo más profundo de sus emociones, la persona llega a conmocionar; este fenómeno lo explica Philipp Lershc, quien nos describe las emociones y nos explica que estas tienen un nivel de profundidad; lo más profundo lo denomina como fondo endotímico. Cuando la emoción que produce la obra de arte llega a este fondo, podemos asumir, que invaden nuestro estado consciente sobreponiéndose a lo racional. Así nace la conmoción producida por la obra estética.
El Diccionario de la Real Academia de la lengua español define la catarsis; su tercera definición se aproxima a la idea de catarsis en el arte.
3. f. Purificación, liberación o transformación interior suscitadas por una experiencia vital profunda.
Las palabras liberación o transformación pueden dar una idea del resultado de este fenómeno que sucede en lo más íntimo de la persona, que libera una fuerte carga emotiva y transforma su estado anímico por la abundancia de emociones que invaden su mente, y desequilibran su relación racional y afectiva. La afectividad se sobrepone al intelecto y esto es una forma de desequilibrio, que abre el paso a la conmoción emocional.
La RAE define la conmoción de la siguiente manera: “1. f. Movimiento o perturbación violenta del ánimo o del cuerpo.” Como dice: se produce un estado de perturbación mental, y eso limita la claridad en el razonamiento del espectador.
La conmoción produce muy diversas reacciones en el espectador, el llanto, la risa, la cólera, la ira, el enmudecimiento, etc.

En la pintura el cuadro de la historia de Lady Jane Grey hizo conmocionar a mucho público.





Entonces, Lady Jane recitó el Salmo 51 (Ten piedad de mí, oh Señor…) en inglés –recordemos su adscripción protestante–, y se retiró los guantes, que entregó a una doncella. El verdugo le pidió el perdón, y ella se lo otorgó. Lady Jane le solicitó a su vez por una muerte rápida y le dijo: “una vez posada mi cabeza en la pica, ¿me quitará la venda con la que he de cubrir mis ojos? “, a lo que el verdugo respondió: “No, señora” … Ver todas las imágenes y leer en la historia completa en … http://www.3viajes.com/la-ejecucion-de-lady-jane-grey/

Como ejemplo de catarsis, se analizará un vídeo publicado en You Tube sobre cómo afecta en el espectador la catarsis.


Simon Cowell relata un gran día de presentaciones, con un estado anímico al borde del colapso por el cansancio… se refleja en su expresión.  La presentación de Josh con una canción que alude a una amistad que tuvo y se terminó de repente a los 18 años con la muerte de su amigo. Esto lo afectó mucho, al asumir esa carga producida por la pena durante más de dos años, se decidió a interpretar una canción con mucha carga emotiva, la misma interpretación que fue muy sentida, entonces el relato de lo trágico se convirtió en sublime.
Se notó la transformación de Cowell por su repentino silencio y pocas palabras, fue afectado profundamente, al salir denotó una conducta abotagada por el silencio y la seriedad, no son conductas que describan al artista, fue grande su conmoción que desbordó su ansiedad manifestada en silencio. Un tanto explicar o replicar en ese estado no es natural por la explosión emocional que afecta la lucidez y espontaneidad del espectador-critico, se va en un caminar silencioso y sus propios compañeros se miran, lo siguen, se cuestionan y no saben cómo actuar.
La segunda persona que se afecta, denota su conmoción a través de lágrimas, expresa a través de un abrazo, una reacción salida de todo libreto, aun siendo espectador-crítico y teniendo una trayectoria amplia en este tipo de trabajo, fueron afectados; el relato muestra un estado de catarsis, al oír esto, la interpretación tocó lo más profundo de sus emociones, se miraron tratando de ubicarse para empezar, le costó hablar, “Sabes algo Josh, sinceramente… wow… yo estaba… fue la audición más cautivadora de las que he estado, de lejos (entre lágrimas) … lo siento, estoy muy conmovida, realmente me tocaste…” frases sueltas sin hilación, la catarsis sobrepone las emociones al razonamiento, ahí la dificultad de poder pensar lo que tienes que decir, estas afectado por una profunda emoción que no te permite pensar ni expresarte con claridad. La catarsis, en este caso, fue producida por la expresión artística.




En el caso del niño huérfano, en sí ya trae una carga emocional por su propia naturaleza producto de la pérdida de sus padres, lo natural es que esté con sus padres, o al menos con uno de ellos, esto influye en nuestras emociones. Saber este hecho afecta de una manera natural, agregarle el componente estético, a través de la expresión artística del niño, eleva el contenido del suceso a niveles altos en el pensamiento, transforma la tragedia en algo sublime por su grandiosidad emocional, trastocando lo más profundo de las emociones, el fondo endotímico. Al terminar la presentación, el espectador-critico dice: “necesito componerme por unos segundos, quizás alguno de ustedes quiera hablar primero”, mostrando un estado de desequilibrio de su intelecto por sus emociones y pide tiempo para poder componerse según él, de este estado, contando además los llantos innumerables en público y el jurado, a esto se le conoce como catarsis en el arte.

En el teatro se requiere de mucho talento para representar una escena de estas, porque conmocionar es algo que natural después de una fuerte impresión en nuestras emociones que transforme el equilibrio emocional de la persona, y el arte produce este fenómeno, por eso cuando un espectador reacciona ante la obra de arte, sufre este efecto y reconoce en lo más profundo de su ser, que la obra es producto de un artista que tuvo el talento, el conocimiento y la inteligencia necesaria para construir una obra de arte que te conmocione de esta manera, produzca un estado de catarsis,  entonces se entiende la magnificencia de Dios al crear un ser que puede llegar a la fibra sensible del espectador a través de la obra de arte, que puede llegar a tu alma, ese ser es el Artista.

Catarsis en el Artista

El artista también es afectado en mayor o menor manera por la catarsis. Este fenómeno en el arte en particular lo apreciamos al ver el cuadro “Huyendo de la crítica”, es un cuadro que describe a algunos artistas que tienen que enfrentar en la crítica sus propios miedos, enfrentarse a sí mismos y enfrentar a la sociedad… no poder estar en los ojos de los que te observan y en la mente de los que te oyen, desequilibran tus emociones, es un fenómeno conocido también en algunas artes como pánico escénico, está relacionado a muchos factores como la autoestima, la educación, los prejuicios sociales, etc. Una de las reacciones que se manifiesta es la de huir.

Cuando el artista enfrenta sus propios miedos, conmociona. Su propia obra crea este desequilibrio que va en busca de aprobación y se pierde en el proceso de la contemplación estética. Cuando tus miedos se convierten en sueños, y tus sueños conmocionan es porque el arte te ha sumergido en su propósito de envolverte, capturarte y cautivarte en los más profundo de tus emociones y las del espectador.

 La catarsis se puede dar en tiempos diferentes a la creación. 
Catarsis durante la creación de la idea en la mente del artista.
Catarsis durante la creación de la obra de arte.
Catarsis después del proceso de creación.

A continuación veremos en el vídeo la catarsis antes, durante y después del proceso de creación.



A continuación veremos en el vídeo la catarsis durante y después del proceso de creación





Fenómeno de la genialidad infantil

Es uno de los fenómenos que se dan en el arte que más impacto han producido en la humanidad, su presencia siempre deslumbra, no hay una explicación racional de porque existen solo algunos, y como es que llegan tan alto en su expresión sin una formación extensa y dedicada. Nacen sabiendo, solo ven, oyen o gustan y sus sentidos captan el universo y saltan todos los procesos de aprendizaje demostrando su genialidad. 

El arte produce conocimiento y es la única actividad humana en la que los niños alcanzan niveles más altos de este conocimiento que millones de adultos, llegando no solo al entendimiento, sino también al alma. Y Dios se gloría de haber podido crear almas humanas a su imagen, que nosotros reconocemos como milagros de la naturaleza, pero que en el mundo espiritual se conoce como lo más preciado de Dios, su divino tesoro, los Niños Artistas nacidos en lo más sublime del amor de Dios. 


Momento en el cual ya no hay nada que decir, solo aplaudir.



Fenómeno de la trascendencia en el arte

Lo que puede hacer un buen artista es crear obras de arte que deslumbren a la humanidad, pero hay algo mayor, con más valor, un valor que se herede a la eternidad, este valor siempre es espiritual. Dios se gloría en haberte hecho alguien especial, sin embargo, no eres el único, vienen otros después de ti, y si brillas por algo, ese brillo debes de compartirlo, delegarlo y heredarlo para cuando tú ya no estés. Esto es lo que se entiende como trascender.

Trascender en la filosofía de Kant es: 6. intr. Fil. En el sistema kantiano, traspasar los límites de la experiencia posible. (RAE).

Tu más grande creación artística es tu límite, para pasar ese límite debes trascender, y solo puede ser posible si lo haces en tu prójimo, no le digas solamente a un niño o un joven como debe comportarse o como debe hacer las cosas, tienes que demostrárselo, sino son palabras vanas al aire, porque que él va a imitarte, así no sea tu hijo. Te toca la responsabilidad moral y espiritual de ser ejemplo, como artista te toca en una palabra “enseñar”, enseñar con el ejemplo y la inteligencia para dejarte entender. Si ya deslumbraste al mundo, ahora te toca trascender, y a mi entender es formando a su divino tesoro, dando todo lo que sabes sin límites, eso es trascender con amor, para que después de deslumbrar al mundo, puedas deslumbrar a Dios.



“El aprendizaje perfecto es cuando el niño imita a la perfección lo que eres. En ese momento el ser se pregunta ¿quién soy?, para saber el camino que trazaste y que será seguido inevitablemente. Imita a Dios, para trazar un camino en el que puedan trascender los que te siguen”.


 Fenómeno Histórico Social en el arte


El ser humano al nacer, de lo primero que se apropia es del lenguaje de su entorno, el aprendizaje por imitación prevalece en el neonato. En las zonas andinas, el quechua o el aymara constituyen el lenguaje vernacular de los niños; al enfrentar su crecimiento llegan a la edad escolar con niños de su misma generación, el castellano aparece en sus vidas, apropiándose de la misma manera de la lengua castellana. 

Cultura es la palabra que involucra este proceso que se hereda de generación en generación. Las generaciones hacen historia, pero en una convivencia social, aquí se involucran la sociología y la historia. 

El artista no es ajeno a este fenómeno, Ernst Kris y Otto Kurz en su libro La leyenda del artista nos refieren: “El «enigma del artista», el misterio que lo rodea y la magia que de él emana pueden enfocarse desde dos puntos de vista. Se puede investigar la naturaleza del hombre capaz de crear obras de arte del tipo de las que admiramos —perspectiva psicológica—, o puede uno preguntarse cómo un hombre tal, a cuyas obras se da un valor especial, es considerado por sus propios contemporáneos —perspectiva sociológica—. … 

Ambos puntos de vista tienen relación con las investigaciones históricas. Claramente, ni las diversas cualidades y propensiones que son el origen del «talento» y del impulso a la creatividad artística, ni el papel que el artista tiene en una sociedad cualquiera, se derivan de una serie de condiciones fijas, sino que, más bien, están sometidos a innumerables modificaciones que sólo podemos comprender a la luz de la situación histórica.” (Kriz & Kurz, 1995, pág. 21).

Es claro que el artista, en su proceso creativo involucra muchos fenómenos del arte en su relación con su sociedad inmediata que es su familia, y además la sociedad que lo rodea. La convivencia nutre e influye en la vida del artista y en un proceso de interacción social, así se inspira, de ahí su genio creador recoge de la rutina sociocultural que lo absorbe, muchos elementos que coadyuvarán a la creación de la obra de arte. 

Alphons Silberman en la introducción: Situación y vocación de la sociología del arte del libro Sociología del Arte nos refiere: “Para reconstruir la imagen completa, es decir considerar igualmente las contribuciones del artista al orden social, la sociología del arte se dedica luego al conocimiento sociológico de la obra de arte. Al hacerlo, como ya lo señalamos de ninguna manera intenta analizar la obra misma, sino que concentra toda su atención en la acción socio-artística. El sociólogo del arte no se propone, pues, analizar la pintura, la música o la literatura como tales, pues juzga inútil toda tentativa tendiente a tratar como un hecho tangible el llamado contenido racional de la pintura o literatura.” (1971, págs. 33-34)

Estas aseveraciones nos guían para poder dar a luz la idea de que la obra de arte y en si, el Arte en general, están involucrados en un proceso histórico y sociológico, lo cual se traduce en una situación fenomenal, de ahí que este fenómeno en el arte se analiza para la comprensión de la obra y su creador. 

2012, Alumnos de la ESABAC realizando una performance en el desfile de alegorías.



Fenómeno del Arte y la comunicación

El artista es un comunicador social por excelencia. Mientras exista la obra de arte el mensaje se seguirá dando para la sociedad. En las artes visuales definimos a la comunicación visual, como la manera de plasmar el mensaje en la obra de arte para ser interpretado de manera visual por el público o espectador. 

Es así que un paisaje, un retrato, una pintura de género tienen un mensaje codificado que es descifrado por el espectador al momento de la contemplación estética. La obra de arte comunica con intensidad, esta intensidad produce una sensación en el espectador el cual mantiene la comunicación con la obra interactuando con ella, esto vivifica la comunicación no solo impactando cognitivamente en él, sino trastocando la afectividad. El mensaje que comunica la obra de arte no puede ser más intenso, vivencial y significativo para el espectador. 


En la Leyenda del Artista Ernst Kris y Otto Kurz nos dicen: “El secreto del artista es su propio arte, y las palabras que emplea Balzac revelan la idea de que la obra de arte se admira por su poder de comunicar una sensación de vida —podríamos decir, por su vitalidad mágica.” (1979, pág. 107)


Clara la idea de mensaje y vitalidad, es un valor en el arte el mensaje, y el valor dependerá de cuan claro sea este para el público espectador, la valoración la darán ellos. 

Asimismo, Roger Clausse en su capítulo El gran público frente al a comunicación de masas del libro Sociología del Arte nos refiere: 


En el centro: la obra creada o producida objeto de mensaje. A la izquierda: el instrumento de difusión, construido y organizado para la difusión de masas. A la derecha: el público, el “gran público” destinatario y receptor del mensaje. Tríptico del consumo de masas…



Último momento neurálgico (cuando nos situamos en el tiempo) de un largo y azaroso proceso: la reacción del público, que dará vida al mensaje, lo neutralizará o lo destruirá. Esta reacción decisiva figura en el centro mismo de una sociología específica, la de la difusión o comunicación de masas realizada por la gran prensa, el cine, la radio y la televisión. En efecto, nada existe y nada tiene sentido sin esa participación del público: el mensaje se pierde, cualquiera que sea su valor, y el instrumento se muestra útil, cualquiera que sea su fuerza. (1971, pág. 105).


2012 - Parte de una Instalación
Galería Mariano Fuentes Lira - ESABAC
Alumnos de pre-grado


Fenómeno del Arte y la ideología

Muchos fueron los filósofos sobre todo en la época del comunismo en Europa y Asia que pretendieron ideológicamente decir lo que el artista debía hacer. Desde Kant hasta Hegel se intentó asociar el arte a la belleza, y así los artistas deberían hacer obras bellas. Lukacs nos habla de una estética marxista, e intentan ideologizar la estética en las concepciones políticas de gobierno, una lucha entre formalistas que sustentaban que el arte debe representar a la naturaleza e informalistas que defendían los movimientos de vanguardia y el arte abstracto.

Lo cierto es que los filósofos se equivocaron, porque el arte no lo determinan las filosofías, lo que determinan los ismos o cambios en el arte son los mismos artistas. A los filósofos solo les queda estudiar y describir la realidad estética en el arte.

El artista posee su propia ideología, su propia manera de pensar, y esta puede o no coincidir con la sociedad, puede responder a las exigencias sociales de ideólogos como no, la obra de arte es eminentemente ideológica, porque es producto de una persona que tiene sus propias creencias y formas de concebir el mundo. A él le pertenece la idea, la obra siempre será del artista y de su manera de pensar. Eso es ideología en el arte.
Vladimir Karbusicky en su capítulo la interacción realidad-obra de arte-sociedad del libro Sociología del arte nos asevera:

El blanco de la agresividad colectiva —y a veces de la agresividad del Estado— contra el arte los constituyen sobre todo los elementos que se sustraen a la concepción pragmática y pedagógica del arte, los elementos que “no sirven para nada”, que no apuntan a ninguna finalidad pues son fines en sí mismos y constituyen una prueba de la actitud “burlona” del artista. En el siglo XIX, en los ambientes sociales “correctos” provocaba indignación el elemento subjetivo de la expresión. En el siglo XX, es sobre todo el elemento —neutro desde el punto de vista de la significación— del “juego estético de los materiales” (colores, palabras, tonos y sonidos, formas, movimientos, etcétera) el que se ha atraído el estigma herético del indeseable “formalismo”. La manera como ese “formalismo” adquirió en nuestro tiempo un carácter ideológico permanecerá como uno de los fenómenos más grotescos de la historia del arte: para los nazis se trataba de “bolcheviquismo cultural”; para los [e]stalinistas, de “producto de la descomposición pútrida del imperialismo”, y, en ambos casos, con la aprobación de la masa de los consumidores que desconfían apriorísticamente de las obras de arte cuestionadas en virtud de su “ininteligibilidad”. No cabría decir que las diversas ideologías han renunciado definitivamente a arrojarse mutuamente la acusación de formalismo: Digamos más bien que ese juego adapta actualmente formas más sutiles.

En cambio, los elementos que son susceptibles de mayor precisión de significación y, por tanto, de una utilización ideológica y pragmática, son puestos en relieve… (1971, pág. 141).

Este fenómeno ideológico se dio y se da como un fenómeno en el arte en la actualidad.

Hitler y su ejercito contra Picasso y su Pincel

Fuente: http://www.museoreinasofia.es/actividades/30-anos-guernica-espana



Muy bien logrado el mensaje:

2013 Trabajo de Pre-grado
 Yuri Encalada Santa Cruz

ESABAC


Fenómeno del Arte y la política

La política siempre ha afectado al arte y a el artista. La política no es el resultado del conocimiento artístico, sino de los intereses de los políticos. 

Durante la edad media, el renacimiento, y hasta el siglo XVII La religión en Europa tuvo poder político, este poder fue utilizado y dominó el escenario político a través de la dominación de las artes que contenían una connotación religiosa, esto fue posible por la influencia y dominación de la religión sobre el poder de la política. 

No podemos negar que el pensamiento filosófico también estuvo al servicio de la política. 

Marx escribe una teoría económica y Lenin se encarga de la política, la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas surgió con una teoría económica y un planteamiento político, ambos se sustentaron en modelos de pensamiento filosóficos. Ante el surgimiento del arte moderno nació la filosofía marxista, que tuvo entre sus exponentes a Lukács, quién describe la relación del marxismo con la filosofía en la pág. 51 de su libro Estética – 1 cuestiones preliminares de principio cita a Cassierer, sobre los rasgos del pensamiento idealista que refiere: 

… “ese materialismo domina en una época que no conoce aún la contraposición antinómica entre idealismo y el materialismo. Esta contraposición se desarrolla en la lucha contra el idealismo filosófico, que es de origen anterior al materialismo filosófico. El materialismo espontáneo de la vida cotidiana conserva, ciertamente, algunos restos de situaciones primitivas, pero obra en un ambiente que ya conoce aquella diferenciación." 

Estamos ante un fenómeno histórico social de lo que él titula los problemas de reflejo en la vida cotidiana, un punto de partida en el que la vida cotidiana sostiene un fenómeno puramente humano. Finalmente concluye diciendo: 

"El reflejo de lo estético es sin duda también una refiguración de la misma realidad objetiva, pero es una verdad humana para los hombres, y, por tanto, el problema En-sí se manifiesta en el hecho y el Para-nosotros tiene que tomar una nueva fisonomía… Aquí podemos y tenemos que observar sólo que el circuito recién descrito recibe su necesidad de la naturaleza antropocéntrica del reflejo estético. La vida de los hombres como un punto de partida y llegada de ese circuito, está bien impuesta por la esencia de la transformación estética."

La aseveración de el arte como reflejo de una refiguración de la realidad objetiva desatiende el arte moderno y su naturaleza subjetiva en lo abstracto y los movimientos de vanguardia… Nos habla de la necesidad de mantener lo figurativo como valor estético por ser resultado de la naturaleza antropocéntrica es decir el hombre como centro del universo, un humanismo que negará a Dios con Nietzsche, y esa naturaleza se refleja en el arte, lo estético, tomando el pretexto necesario para dirigir la actividad estética hacia la necesidad de tomar al hombre como centro de la realidad universal, por lo que esto lo sume en una realidad política para su dominación a través del materialismo dialéctico.

El hecho de que es una verdad humana para los hombres, lo centra también en el humanismo, Dewey toma el mismo camino cuando asume a una postura en la que el ciudadano siendo experto y político producto de una educación mantendrá una opinión plenamente informada, asumiendo una responsabilidad por el pensamiento político. 

Ambos tomaron el arte en sus tratados, y ambos relacionan la necesidad del arte y la política asumiendo que la política es un fenómeno en el arte. 

Lukács en su tratado de estética basado en el materialismo dialéctico, nos acerca a través de la fenomenología en el arte, inmersa como fenómeno histórico social, al arte y política. Su estudio advierte la categorización estética por tener principios científicos. Relacionar las categorías era el punto de equilibrio que necesitaba para poder hacer del arte servidumbre de la política. El arte tiene un alto contenido social en su mensaje, y debía sujetarse al pensamiento marxista leninista y así tomar el control del pensamiento por una necesidad política. Esto se denota cuando titula en su tratado de estética, a la catarsis como categoría general de la estética, resolviendo el problema de rebatir el idealismo kantiano y su propuesta categórica de las artes.  

Marchan Fiz en su libro La estética en la cultura moderna nos refiere:

"Dotado de un fino sentido histórico, barrunta que no se puede obviar la presencia de fenómenos artísticos inéditos, impulsores de transgresiones, que despuntaban en su momento histórico. Ante una tesitura semejante, puede optar por, haciendo oídos sordos a su clamor, subsumirlos en el sistema, o por reconocer el desbordamiento o desmoronamiento del sistema. Esta segunda alternativa propicia un abandono lúcido del mismo y, a lo sumo, una consideración como mero registro, como una descripción ordenada de los hechos, tal como se practicará en la fenomenología estética de nuestro siglo. El pensamiento hegeliano promueve las temáticas de la disolución y el después del arte." 

El desmoronamiento del sistema se da también a raíz de perder el poder de influenciar políticamente sobre el arte. Muchos esfuerzos para sustentar a la filosofía como dominador y sustentador del pensamiento estético, el antes y el después del arte, el fin del arte. Enriquecemos este análisis con Arnold Hauser que define el contenido estético como un simple diccionario y luego relata la incoherencia del arte, por lo tanto, lo decadente y absurdo en el arte como el mismo sostiene se revierte en la decadente y absurda filosofía que predica. 

Concluimos que la política siempre ha utilizado la filosofía para la manipulación del artista y el arte, podemos afirmar que históricamente ningún esfuerzo ha perdurado, la única verdad está en que la filosofía y la política nunca podrán detener al artista y su obra en un espacio determinado por el pensamiento filosófico, porque el arte no es producto de la filosofía, el arte es producto del artista, que el pensamiento filosófico recoge de la realidad que él crea, las palabras de Hauser de que la originalidad en el arte no existe, quedan vanas ante la originalidad estética que cambió el mundo, su concepción como lenguaje, introdujo una percepción contemporánea cargada de subjetividad expresiva que se denotan en los cuadros de Kandinsky, klee y sus seguidores, en nuevos movimientos de vanguardia, dejando a la filosofía el correr detrás del cambio para entender y explicar al arte, lo que sería tomado por las ciencias políticas para poder encontrar puntos de apoyo con los cuales manipular las masas, en un mundo donde la transformación del arte no termina. El antes y el después de la filosofía, así como el fin del arte quedaron en la retórica. Son una falsedad filosóficamente defendida, y atendida por intereses políticos. La única realidad es que el arte nace en las cavernas y no termina nunca en una cadena de continuidad en la evolución humana y a través de su desarrollo, el único antes y después que existe es el antes y después de querer dominar al artista y su pensamiento desde la filosofía como herramienta de la política. Mas el arte hoy es libre, y los artistas son libres de los que aún pretenden atrapar el pensamiento estético en su telaraña política, es el fenómeno de la política en el arte. 

Cuando se colocó la estatua del inca en la plaza de armas del Cusco, se generó una batalla política entre defensores y detractores para que se mantenga o se retire esa imagen de plaza principal. El alcalde y los representantes del ministerio de cultura tomaron posturas diferentes como fue publicado:

“Alcalde provincial Luis Flores, ratifica determinación, mientras que antropólogo Rossano Calvo señala que la imagen es ajena a la configuración arquitectónica.” (RPP Noticias, 29 de junio de 2011) http://rpp.pe/peru/actualidad/monumento-de-inca-se-queda-en-la-plaza-de-armas-del-cusco-noticia-380068) 

El caso llegó al poder judicial:

"La Dirección Regional de Cultura del Cusco denunció ante la Fiscalía al alcalde Luis Florez García por colocar una estatua de bronce de un inca en la pileta de la Plaza de Armas de la Ciudad Imperial sin autorización de dicha entidad.

En tanto, el burgomaestre aseguró que tiene potestad para administrar la rotonda en su condición de autoridad edil y que ha presentado un documento en el que sustenta la instalación del monumento, del cual hasta la fecha no tiene respuesta, informó Canal N."
Diario Perú 21. Miércoles 12 de diciembre del 2012 | 16:28 http://peru21.pe/actualidad/denuncian-penalmente-alcalde-cusco-estatua-plaza-armas-2107631 

Las críticas y las opiniones estaban en la mesa de conversación de muchas familias cusqueñas. Decisiones políticas. Como espectador del problema observaba tal ring de box, como se agredían unos a otros, se decía de todo. Que eso no se podía quedar porque la Unesco…. Que el Cusco debe tomar sus propias decisiones…. Todos opinaban. Un gran conflicto político creado por una obra de arte.

Por decisión política en Lima se colocó un monumento a Francisco Pizarro, permaneció décadas. ¿Cómo es posible que un delincuente que fue actor y causa de miles de asesinatos, robos, saqueos y violencia en contra de la población, que avaló la masacre del incario en nuestro continente tenga un monumento? ¿Monumento a qué?

 Cuando leemos la entrevista al Aquitecto Santiago Augurto refiere: 
"Acabé con Pizarro", expresa con orgullo el arquitecto urbanístico Santiago Agurto, quien tras quince años de lucha silenciosa logró que el monumento de Francisco Pizarro sea retirado de la plazuela ubicada al costado del Palacio de Gobierno. Aunque su idea ha sido cuestionada por un sector de la sociedad, él responde que es momento de recuperar nuestra identidad nacional y de sentirse orgulloso de ser peruano … También se puede fundir y hacer otra estatua, o en todo caso, conservarlo junto con las cosas que se exhiben del pasado como las cadenas, los látigos o las espadas. Ver entrevista completa en: http://web.archive.org/web/20101130050240/http://www.peru.com/noticias/idocs/2003/5/2/DetalleDocumento_78433.asp 

En Wikipedia encontramos la siguiente referencia.
El alcalde de la ciudad Luis Gallo Porras destacó la "figura preclara del héroe y del civilizador"3
3 La Prensa, 8 de enero de 1935 p.3

Si Luis Gallo Porras fue un político del siglo XX y llegó a ser alcalde de la ciudad de Lima, entonces Lima tuvo un hombre de lesa cultura por alcalde. Pensar que Pizarro fue un héroe, es no tener idea del significado de la palabra, los héroes demuestran que lo son por observar una conducta cargada de valores… y civilizador es aquel que eleva el nivel cultural, una conquista sanguinaria y cruel no es de héroes, y la destrucción de una cultura no la eleva. Sin duda el estado le entregó una medalla a un heredero del criollismo alienado por la vieja cultura europea.

Por eso el arte no puede huir de la política ni de los políticos, sé que no es político escribir lo que se detalla en el párrafo que antecede a este, sin embargo, les aclaro que no soy un político, soy profesor de arte, el arte no miente, los políticos sí. Estamos ante un fenómeno del arte que se da en todas las civilizaciones “el arte y la política”.



EXPRESIÓN ESTÉTICA Y POLÍTICA
EXPRESIONISMO

Título: Muerte por Política
Técnica: Oleo sobre lienzo




Autor: Julio Ernesto Pomajambo Espinoza
Destacado alumno de la ESABAC








1 comentario: